Busqueda de Trinchera

Loading

jueves, 11 de agosto de 2011

EVO MORALES ANUNCIA PLAN PARA SALIR AL MAR CASI CON AUTONOMIA POR EL PUERTO PERUANO DE ILO

 

Morales anuncia plan para salir al mar casi con autonomía por puerto peruano de Ilo

El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo tener “la esperanza” de que con Ollanta Humala se mejoren las propuestas anteriores que hizo Perú sobre un acceso al Pacífico.

Por Gloria Delucchi

11 de Agosto, 2011 19:08

               También señaló que  quiere librarse de la dependencia chilena respecto al comercio marítimo.

                 El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció un plan para lograr una salida “casi con autonomía” al Pacífico por el puerto peruano de Ilo con la ayuda de China, a donde viajará esta  semana para plantear un proyecto ferroviario.

                En una entrevista publicada por el diario paceño La Razón, Morales anticipó que propondrá al gobierno de Beijing un plan para construir una línea ferroviaria que atreviese Bolivia de este a oeste, desde la localidad boliviana oriental de Puerto Suárez, situada en la frontera con Brasil, hasta Ilo, un recorrido de casi 1.500 kilómetros. Morales tiene previsto viajar a China a mediados de la próxima semana para una visita oficial que incluirá su asistencia el viernes a la inauguración de los juegos mundiales universitarios en la ciudad de Shenzhen.

                En octubre de 2010, Evo Morales y el entonces presidente peruano Alan García suscribieron un convenio en que Perú concede a Bolivia un acceso permanente al Pacífico y un punto de atraque en Ilo. Además, amplía el anterior ofrecimiento de una zona franca industrial a una zona económica especial. También permite a Bolivia construir un anexo de su escuela naval y autoriza que buques de la armada boliviana naveguen en Ilo con fines de cooperación e instrucción.

                “Vamos a buscar la manera de cómo tener salida al mar casi con autonomía por el puerto de Ilo. Tenemos la esperanza de que con el presidente peruano Ollanta Humala podremos mejorar las propuesta anteriores que hizo Perú sobre ese puerto”, agregó.

                El mandatario consideró que si Chile no concede la salida “soberana” al Pacífico que Bolivia demanda, el comercio boliviano dejará de depender de los puertos chilenos. “Algunos puertos chileno viven de Bolivia, creo que tenemos que librarnos de eso si Chile no nos da una salida al mar con soberanía”, señaló Morales al aludir al hecho de que el grueso del comercio internacional boliviano fluye por los puertos de Iquique y Arica.

                Bolivia perdió en la Guerra del Pacífico, cuando se alió con Perú contra Chile a fines del siglo XIX, unos 128.000 km2 de territorio y con ello sus 400 km de costa.

                En la entrevista con La Razón, Morales señaló que su relación con el presidente Sebastián Piñera “ya no es como antes”, tras su anuncio en marzo pasado de que demandará a Chile en tribunales internacionales por su aspiración marítima.

                Morales comparó el trato con el presidente chileno al fluido intercambio que primó con la ex mandataria Michelle Bachelet.

                Según Morales, las relaciones con Chile, que se manejan sólo a nivel consular desde 1978, mejoraron con el gobierno de Michelle Bachelet en el marco del desarrollo de la agenda de 13 puntos que incluyó, entre temas comerciales y migratorios, de manera inédita, el centenario tema del reclamo marítimo que hace Bolivia. El diálogo sobre esa agenda bilateral quedó trunco, sin embargo, luego de que La Paz anunciara una demanda ante un tribunal internacional.

                A través del canciller chileno Alfredo Moreno, el gobierno de Sebastián Piñera ha ratificado que Chile no tiene ningún diferendo limítrofe con Bolivia.

                A pesar del enfriamiento de la relación, Morales volvió a plantear que se retome “el diálogo para seguir desarrollando esa agenda. Si se acepta que el mar es parte del diálogo, no habrá ningún problema. Pero eso no nos permite cambiar nuestra proposición de seguir ante los tribunales internacionales”, agregó.

                Chile ha pedido a Bolivia que respete el Tratado de Paz y Amistad de 1904 que puso fin a la guerra y fijó la soberanía sobre territorios costeros que antes eran bolivianos.

                El mandatario boliviano también reveló lo que él y Sebastián Piñera conversaron en Lima, durante la investidura de Ollanta Humala, el pasado 28 de julio, sobre el caso de los 14 soldados bolivianos detenidos en junio en Chile por traspasar armados la frontera en dos autos chilenos denunciados como robados. Morales dijo que le reclamó a Piñera por el trato que recibieron los militares y éste le replicó que era “una agresión” a Chile que los soldados hayan entrado a territorio chileno y luego sean condecorados en La Paz.

                “Entonces yo le dije que hemos condecorado a esos soldados que han incautado automóviles robados en Chile para devolvérselos a Chile, que por eso fueron condecorados. Hubo silencio, se calló”, dijo Morales sobre ese encuentro.

                El mandatario agregó que Bolivia y Chile deben “mejorar el diálogo bilateral” y retomar la agenda que incluye temas como el comercio y la lucha contra el narcotráfico y el contrabando, pero siempre sin excluir la aspiración marítima boliviana, consignó La Razón.

                Evo Morales habló además, frente a las autoridades del país sobre los problemas que afectan a Bolivia durante un discurso en Sucre en el día nacional del país.

                Morales, que gobierna desde 2006, y tiene una desaprobación del 53% y un respaldo del 35%, según una reciente encuesta, afronta actualmente críticas por una reforma judicial que, según la oposición, le permitiría tener el control de ese poder, pero también es objeto de reclamos de etnias amazónicas que protestan contra una carretera que atravesará un parque natural.

                En su discurso, Morales señaló que el narcotráfico, el contrabando, la corrupción y la inseguridad ciudadana aún son “debilidades” de su gestión. En ese tema, pidió a EE.UU. y Europa ayudar a Bolivia con tecnología “para enfrentar con mayor eficacia y rapidez el narcotráfico”.

                Las relaciones entre La Paz y Washington se mantienen bajo constantes roces, luego de que Morales expulsó a fines de 2008 al embajador de EE.UU. y a la DEA, acusándolos de haber apoyado un supuesto complot contra su gobierno.