Busqueda de Trinchera

Loading

miércoles, 11 de agosto de 2010

LA JURISPRUDENCIA EXISTENTE EN LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA DE LA HAYA FIJA LOS LIMITES MARITIMOS SIGUIENDO EL CRITERIO DE EQUIDAD Y QUE LOS CONVENIOS ESPECIFICOS NO REEMPLAZAN LOS TRATADOS DE LIMITES‏

Ratificación de convenios no afecta demanda en La Haya

Canciller García Belaunde.

El canciller José García Belaunde manifestó que la ratificación de convenios pesqueros realizada por los presidentes de Chile y Ecuador, Sebastian Piñera y Rafael Correa, no tienen ningún efecto sobre el proceso de límites marítimos que el Perú mantiene con Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.
García Belaunde explicó que el referido convenio “no tiene mayor efecto sobre nuestro proceso, que además va por otra vía, ya que nuestro país no desconoce la validez de los acuerdos pesqueros de 1952 y 1954, pero sí establece su verdadera naturaleza, pues estos no hacen referencia a ninguna delimitación marítima”.
Los dos convenios mencionados en la declaración son usados por Chile para sostener que ya existen fronteras marítimas con el Perú, sin embargo, el gobierno peruano considera que estos documentos se refieren sólo a temas pesqueros.
Consultado sobre el tema, el internacionalista Ernesto Velit dijo que “el canciller García Belaunde formuló una interpretación clara y lúcida del verdadero significado del convenio firmado entre los mandatarios Piñera y Correa, que no es más que una ratificación de lo señalado también por el Perú, sobre el verdadero valor de los convenios pesqueros firmados por los tres países, puesto que éste no hace más que ratificar la tesis planteada por Perú”.
Según el internacionalista Velit, el Perú tendría que esperar no menos de tres años para tener alguna sentencia al proceso limítrofe presentado en La Haya

Perú descarta que convenios entre  Chile y Ecuador fijen límites marítimos

Canciller José Antonio García Belaunde señaló que la ratificación hecha por Correa y Piñera  es "más de lo mismo".

En la cena ofrecida por el ex presidente Alvaro Uribe a sus invitados, en Bogotá, Alan García conversó distendidamente con Sebastián Piñera. En la conversación el peruano le dijo a su par chileno que "a veces en la política hay temas que nos dividen", según trascendió en la delegación chilena.
Una de esas divisiones fue explicitada ayer por el canciller peruano, José Antonio García Belaunde, quien desestimó que la ratificación de los tratados de 1952 y 1954 hecha por el Presidente de Chile y su par de Ecuador, Rafael Correa,  afecte el litigio en la Corte Internacional de La Haya.
"Estamos en más de lo mismo. No es distinta esta declaración a la que suscribió el Presidente Correa con la Presidenta Bachelet en el año 2008 y hay otros textos, o sea que no tiene mayor efecto sobre nuestro proceso", sentenció el ministro peruano.
"Nadie ha desconocido la validez de estos tratados, lo único es que hay gente que pretende convertirlos en tratados de límites formales y nosotros lo que establecimos es cuál es su verdadera naturaleza", añadió el jefe de la diplomacia limeña.
Mientras Chile y Ecuador históricamente han sostenido que esos tratados -firmados por los tres países- definen los límites marítimos, Perú argumenta que sólo se trata de meros acuerdos pesqueros.
Ambos tratados (la Declaración sobre Zona Marítima y el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima) son el principal argumento jurídico de La Moneda ante La Haya, que ya notificó a Ecuador de su posibilidad de intervenir en el proceso, si así lo estima necesario. En ese sentido, los esfuerzos diplomáticos de Chile apuntan a involucrar a Ecuador en el litigio.
En la visita oficial a Quito, Piñera logró que Correa ratificara, en una declaración conjunta, la "vigencia, alcances y contenidos" de los tratados de 1952 y 1954. Pero el mayor logro -a juicio de los análisis de Santiago- fue que el anfitrión aprovechó la visita de Piñera para difundir un segundo texto: el decreto de una carta náutica, que grafica el límite marítimo con Perú en base a un paralelo, en sintonía con la tesis chilena.
Aunque los gestos de Quito a Santiago fueron relativizados ayer por Torre Tagle, sede de la diplomacia peruana, un poco más de cautela había en Lima respecto de la carta náutica ecuatoriana, donde sus alcances serán analizados la próxima semana.
Sin embargo, la impresión preliminar que había en Torre Tagle es que el decreto de Correa tampoco perjudicaría la postura de Perú en La Haya. Fuentes peruanas sostienen que Lima siempre ha reconocido el paralelo como "un criterio" de límite con Ecuador y que Correa está en su derecho si cursa un decreto que va en esa misma línea.
Además, analistas peruanos señalan que tanto la declaración conjunta como el decreto más bien revelan que Correa está consciente de hasta dónde puede llegar sin irritar a Perú.

Acuerdo Ecuador-Chile no afecta diferendo marítimo"

La declaración conjunta entre Chile y Ecuador en la que ratifican los acuerdos de 1952 y 1954 no afecta el diferendo marítimo entre Santiago y Lima que ésta interpuso ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, dijo el canciller José García Belaunde.
"Realmente estamos en más de lo mismo. No es distinta esta declaración de la declaración que suscribió el presidente (ecuatoriano Rafael) Correa con la (entonces) presidenta (chilena Michelle) Bachelet el 2008", dijo el canciller peruano.
La declaración conjunta firmada el viernes entre Chile y Ecuador destacó la plena coincidencia de la Declaración de Santiago de 1952 y del Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima de 1954.
García Belaunde dijo que las coincidencias entre Ecuador y Chile "no tienen mayor efecto sobre nuestro proceso, que además va por otra vía".
Perú desconoce que los tratados de 1952 y 1954 determinen límites marítimos y considera que sólo se refieren a temas pesqueros, por lo que demandó a Chile en el 2008.

FALLA LA TRIANGULACION CHILENA
En reiteradas oportunidades nos hemos referido –bajo el nombre de “triangulación”– a esa constante de la política exterior chilena que consiste en querer implicar a otros dos países limítrofes, Bolivia y Ecuador, en el contencioso por la delimitación marítima que mantiene con el Perú y que se encuentra en trámite ante la Corte de La Haya. Es verdad que cada país es dueño de su política exterior y la aplica según convenga a sus intereses, pero eso no quiere decir que no se pueda criticarla.
Así, ha sido notorio el cortejo de Chile a Bolivia a lo largo del gobierno de Michelle Bachelet en torno a esa salida al mar con soberanía que reclama el vecino país para acabar con el enclaustramiento que se le impuso luego de la Guerra del Pacífico. Parte del juego diplomático sureño consiste en indicar a Bolivia que el reclamo marítimo peruano en La Haya obstaculiza una solución a la mediterraneidad.
Imposible sorprenderse de que –cuestiones personales aparte– nuestras relaciones bilaterales con Bolivia llegaran al nivel más bajo en su historia. Felizmente, la situación se ha revertido desde el envío del ex canciller Rodríguez Cuadros a La Paz –quien ha limado las asperezas existentes– y desde que Torre Tagle ratificó nuestra tradicional política en el tema de la salida al mar de Bolivia, aclarando que el Perú no será nunca obstáculo una vez que Santiago y La Paz lleguen a un acuerdo.
Esta situación ha preocupado a Chile, que hace estrecho seguimiento a las actividades del embajador peruano en La Paz, y lo ha hecho volver una vez más los ojos hacia Quito donde, con ocasión de una visita oficial del presidente Piñera y el canciller Moreno, ha vuelto a reactivarse el tema de los acuerdos pesqueros de 1952 y 1954, a los que Chile quiere dar validez de tratados de límites, a sabiendas de que un tratado de esta naturaleza tiene determinadas características de forma y voluntad que en el caso de esos acuerdos no se da.
Es evidente que Chile busca implicar a Ecuador en el litigio de La Haya, pero sigue sin lograrlo. De un lado porque nuestro país ha ratificado su posición de que con Ecuador se ha resuelto toda la agenda limítrofe y no existe ningún tema pendiente; de otro porque el presidente Correa ha señalado que su gobierno ya ha tomado una decisión, declarándose neutral en dicho contencioso, que considera un tema bilateral entre Chile y el Perú.
De modo que la declaración conjunta firmada por los presidentes Piñera y Correa ratificando la validez de los acuerdos pesqueros no tiene ninguna implicancia jurídica en lo que toca a nuestro país. Hay que señalar que Chile ha obtenido declaraciones semejantes desde el año 2005, sin que su eco vaya más allá de lo simbólico. No podría ser de otro modo, pues es el tema que se debate en La Haya y sobre él habrá un fallo de la Corte Internacional. De modo que esta declaración no altera la neutralidad de Ecuador e incluso marca un retroceso respecto de las anteriores, al no mencionar la palabra “límites”. La movida chilena ha fracasado.

Piñera solo consiguió una reiteración declarativa que no afecta al Perú

Diplomáticos De Zela y De la Puente coinciden que solo es para calmar a su opinión pública

La ratificación de los convenios pesqueros de 1952 y 1954 por Chile y Ecuador no constituye un hecho determinante ni debilita la demanda peruana ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para fijar los límites marítimos, opinó el embajador José de la Puente Radbill.

Según dijo, la declaración presidencial de Quito en la que los presidentes Sebastián Piñera y Rafael Correa ratifican la vigencia de los mencionados acuerdos es una situación referencial, declarativa que no debilita ni afecta la tesis peruana en el tribunal supranacional.

“Todo lo que hace Chile como estrategia para obtener una sentencia favorable no logrará debilitar la posición peruana ante La Haya, además, constituye un hecho referencial, no determinante porque estamos en medio de un proceso que durará varios años”, dijo. Aseveró que al país no le debe preocupar los resultados del encuentro en Quito, sino al contrario ver con entusiasmo que en las últimas cuatro sentencias emitidas por la Corte de La Haya prevaleció el criterio de equidad. “Y eso precisamente es lo que invoca el Perú para fijar los límites marítimos con Chile. Por eso tenemos la esperanza que en cinco o seis años que se emita la sentencia prevalezca la equidad”, expresó. Por su parte, el embajador Hugo de Zela descartó que la ratificación de convenios pesqueros realizada por los presidentes de Chile y Ecuador afecte la posición peruana por los límites marítimos en la Corte Internacional de Justicia de La Haya. De Zela fundamentó que los documentos ratificados por ambos países no son tratados limítrofes, sino simples convenios pesqueros e indicó que en la Declaración suscrita se dejó en claro que son convenios pesqueros. Además, destacó que el gobierno de Ecuador no emitió alguna opinión respecto al diferendo marítimo entre Perú y Chile. “No veo ningún tipo de preocupación porque son repeticiones de conceptos nada más, además ratifican convenios y no tratados internacionales; a todas luces Chile quiere arrancar una opinión a Ecuador respecto al contencioso marítimo pero no lo logró”, indicó. Lo que persigue Chile, añadió, es tranquilizar a su opinión pública con esta declaración, ya que quieren sostener de alguna manera que la posición que defienden se ajusta a derecho. Sin embargo, dijo que esta declaración conjunta no debe ser considerada en la Corte Internacional de la Haya, ya que este organismo internacional de justicia se basa en tratados y no convenios.

PIÑERA AMEDRENTO A CORREA CON "CONSECUENCIAS" PARA ECUADOR SI NO LO APOYABA EN DIFERENDO MARITIMO CON PERU

Una vez más han quedado al descubierto las maniobras desplegadas por Chile para forzar a Ecuador a hacerse parte del diferendo marítimo interpuesto por Perú en La Haya. Según el diario El Mercurio, fue el propio mandatario sureño Sebastián Piñera quien intentó intimidar a su par Rafael Correa respecto a las consecuencias que enfrentarían si no respaldaban su postura en el litigio.

El medio indica que el “lobby” de Piñera comenzó el 22 de febrero, “cuando en calidad de mandatario electo se reunió con Rafael Correa en la Cumbre de Río realizada en Cancún”. La razón estaría centrada en la carencia chilena de argumentos jurídicos e históricos para sustentar su postura en La Haya. “Según relatan en el Ejecutivo, para entonces Piñera y su canciller Alfredo Moreno tenían antecedentes de que Quito estaba reticente a dar señales de apoyo a Chile ante La Haya. Por eso, el actual mandatario (chileno) abordó con franqueza el tema con Correa y le planteó que si Perú obtenía algún beneficio ante el tribunal, y lograba que el límite marítimo dejara de ser el paralelo, Ecuador sería el próximo país demandado por Lima para modificar también sus límites”, acota el texto. Desde entonces, agregan, la actual Cancillería mapocha siguió de cerca los pasos de Ecuador, pues la conversación ocurrió antes de que Perú tomara la iniciativa de enviar una carta a Correa en que dejaba constancia de que entre Lima y Quito no había problemas limítrofes pendientes. Debido a estas razones es que los medios y políticos chilenos han dado realce a la ratificación entre Chile y Ecuador de los acuerdos tripartidos de 1952 y 1954 –que incluyen a Perú– el viernes último en una declaración conjunta. Según El Mercurio, dichos acuerdos “constituyen la base de la defensa de Santiago ante el Tribunal internacional”. Se debe agregar que en la declaracón se incluyen 27 puntos, la mayoría de los cuales está orientado a acuerdos energéticos y políticos, que según se especula habrían sido ofrecidos por Chile con la finalidad de lograr el pronunciamiento ecuatoriano sobre el tema limítrofe. En este sentido, Piñera declaró el domingo que los tratados ratificados establecen que “el paralelo marítimo es el límite entre Chile y Perú y entre Perú y Ecuador”. Ello pese a que en dicha declaración en ningún momento se habla de que ambos documentos hayan definido los límites de los tres países o que esta delimitación se base en el paralelo. “Chile y Ecuador ratificaron en forma fuerte y clara el sentido, la naturaleza y el alcance de los tratados limítrofes de 1952 y 1954. Estos tratados determinan de forma clara y categórica que el paralelo marítimo es el límite entre Chile y Perú y entre Perú y Ecuador”, recalcó Piñera. El presidente se mostró “seguro de que esta ratificación conjunta, que refleja una posición de mucha fuerza y de mucha coherencia de Ecuador y Chile, fortalece la sólida posición” de este último país ante el Tribunal de La Haya.

Embajador de Ecuador: "no se provocarán problemas con Perú"


Buena señal. Embajador ecuatoriano en Lima, Diego Ribadeneyra, se refirió a la implicancia de los acuerdos pesqueros ratificados días atrás entre Piñera y Correa para los interes del Perú en el contencioso marítimo que se ventila en La Haya. El funcionario del país del norte fue consultado sobre los acuerdos pesqueros del 1952 y 1954 ratificados por los gobiernos de Chile y Ecuador, durante la visita del mandatario chileno Sebastián Piñera a su par ecuatoriano Rafael Correa.
“El Ecuador es miembro de los instrumentos del Pacífico Sur, como también lo es Perú y Chile. Ahora, Perú ha planteado una demanda a Chile, y Ecuador ha conocido esa demanda y eso es todo. Lo importante es que en nuestros países (Ecuador y Perú) no hay un tema pendiente en materia limítrofe (…) Ecuador y Perú no tiene ningún asunto pendiente ni en materia territorial ni marítima”,
Cabe recordar que según la postura chilena esos acuerdos configuran la validez de tratados internacionales que deberían ser reconocidos por Perú en referencia al contencioso marítimo.
Sobre esta disgregación, el embajador ecuatoriano señaló. “Esas son interpretaciones que habrán que hacerlas en la Corte de La Haya y ahí se verá que sucede. Lo que puedo asegurar es que Ecuador jamás hará algo que pueda provocar problemas al proceso de integración que estamos viviendo con Perú”.

Ribadeneira desestima versiones de que acuerdo beneficiará a Chile 7-1_capchaPresidente Correa cuidará al máximo relaciones con nuestro país.
El embajador de Ecuador en el Perú, Diego Ribadeneira, desestimó las versiones chilenas de que el acuerdo firmado en Quito con Chile los beneficiará en el diferendo limítrofe con el Perú y por eso dijo que Ecuador jamás hará algo que pueda afectar el proceso de integración con el Perú pero no descartó si su gobierno conteste la notificación enviada por La Corte de La Haya.
“El presidente no ha tomado una decisión pero cualquiera que sea, cuidará la excelente e histórica relación que tiene con Perú y la buena relación con Chile, mantendremos un equilibrio, y el cuidado del proceso de amistad y colaboración con el Perú”, indicó.
Asimismo dijo que al ser Ecuador parte de los instrumentos diplomáticos del Pacifico Sur, ha sido notificado por la Corte Internacional de La Haya, en el proceso de la demanda limítrofe iniciada por Perú en contra de Chile pero agregó que su gobierno está conociendo la posición de Peru y Chile antes de contestar.
Tesis antigua
Al ser consultado por EXPRESO sobre el motivo por el cual Ecuador ha firmado estos acuerdos con Chile, Ribadeneira sostuvo que se trató de una declaración conjunta que trata de la tesis de las 200 millas de nuestros mares por lo que se ha ratificado la importante acción desarrollada durante 30 años por los tres países.
Cuando se le preguntó si antes de la ratificación de estos acuerdos, hubo una conversación previa entre los presidentes de Ecuador y Chile dijo que no sabía pero sostuvo que su país está en un proceso de adhesión a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar porque resulta absurdo que no lo haga después de tanta lucha para lograr que la comunidad internacional reconozca que el Estado ribereño es dueño de todos los recursos contenidos en las 200 millas de mar.

Encuentro gubernamental
Posteriormente, recordó que el 26 de octubre se efectuará la cuarta reunión entre los presidentes de Perú y Ecuador así como de los gabinetes ministeriales que se efectuará en Loja.
“Es un tema que los presidentes han institucionalizado y estoy convencido que todos los presidentes de Ecuador y Perú que vengan en la historia harán lo mismo, porque en el año 98 se suscribió la paz y se levantó un telón que nos separaba y desde allí estamos en un proceso de integración que es definitivo”, añadió.